CURP y Clave Única de Identidad: ¿Eliminación selectiva o fusión?

La Clave Única de Registro de Población es una base con muchas ventajas desde el punto de vista operativo. La simplificación y celeridad de los trámites ante la Administración Pública, la hacen un modelo a seguir por parte de otros países que buscan la modernización de sus entidades públicas y cambiar el rostro de la Administración para desligarla del estigma burocrático negativo.

Sin embargo, y quizás debido a las controversias en las cuales se ha visto envuelto durante su trayectoria la base CURP y al costo elevado que supone su operatividad, el Presidente Peña anunció en 2015 la creación de la Clave Única de Identidad CUI, la cual serviría, además de registro poblacional, como documento de identificación del mexicano.

Contempla la inclusión de toda la información personal del titular, además de la CURP(más información), de modo que con solo mostrar esta credencial de identidad la persona pueda acceder a la información que maneja esta plataforma (que es toda la inherente a las bases de datos públicas enlazadas a la clave).

Lo que no han dilucidado las autoridades durante todo este tiempo es si se eliminaría la CURP y demás claves, códigos y constancias para incorporarlas a la Clave Única de Identidad y usar un solo documento, o si por el contrario operaría paralelamente a todos los instrumentos expedidos por los entes públicos para sus respectivas gestiones. Lo idóneo sería la primera opción, de modo que se acabe el uso de formatos múltiples, aparatosos y engorrosos, individualizados para cada organismo, y fusionarlos todos en esta herramienta, pero la burocracia tiene sus formas de actuar.

Explorar otras opciones

No obstante, en vista del progreso que significa la CURP en la modernización de la Administración Pública, algunas personas se inclinan por su saneamiento en vez de la derogación. De esta manera puede seguir haciéndose uso de esta base de datos, en todo caso modificarlo para adecuarlo a un formato de “ID Card”, lo cual sería más o menos como la reutilización de los recursos existentes, pues la CURP hoy día se mantiene vigente y cumple con su fin originario.

Uno de los elementos que incluiría la CURP sería el sistema biométrico, del cual tienen planteado debería integrar al menos dos tipos al formato, para una identificación efectiva del titular tanto digital como física, en este último caso en las situaciones que no se cuente con medios electrónicos de comprobación en el lugar y momento. Este aspecto pudiese incluirse en la actual CURP, es decir, las mejoras y componentes orientados al desarrollo de una mejor y más completa credencial de identificación son factibles de ponerse en práctica con la base de datos nacionales CURP, ya existente y operativa.

¿Por qué planear el documento único de identidad sobre CURP? En especial por el gasto que representa, es decir, ya esta base de datos existe, no requiere el diseño y creación de una nueva, realizar pruebas, ni implementar planes pilotos, lo que supone un gasto menos. Además, esta data que tiene el sistema ya fue levantada y capturada, se encuentra almacenada, otro aspecto técnico en el cual no habría que invertir, pues la transmisión e interconexión de datos ya se encuentra hecha. Estos datos podrían ser plasmados en un plástico junto con una fotografía del titular y los datos biométricos para hacer el documento de identidad trazado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *